Pollo con Garbanzos y Kale

Deja un comentario
almuezos / cena / Sin categoría

 

pollo garbanzo y kale

 

Buenos días a tod@s,

Hoy os presento un buena forma de ir variando las fuentes de carbohidratos y de reducir las porciones de proteína animal. ¿Cómo? Combinando legumbres, en este caso garbanzos aunque serviría cualquiera y añadiendo pequeñas raciones de pollo o carne.

Al combinar ambos nutrientes encontramos proteínas de excelente calidad así como fuentes de carbohidratos lentos que nos ayudarán a tener mucha energía a lo largo del día. Se trata de una excelente manera de ir orientando nuestra alimentación hacia una nutrición más vegetal sin convertirse en vegetariano.

Recordar que la clave para una buena salud es cocinar más vegetal que animal.

El resultado es un plato muy nutritivo y reconfortante de texturas diferentes muy apto para el otoño que se instala

Ingredientes:

1 pechuga de pollo orgánico (si es posible)

1 taza de garbanzos hervidos

1 manojo de kale

1/2 cebolla

1 puerro

2 ajos

2 tomates grande triturado

1 cucharada de sésamo tostado

2 cucharadas de aceite de oliva extra virgen

1/2 vaso de agua

comino

paprika

sal & pimienta

Indicaciones

  • Picar el apio, la cebolla, un ajo y hacer un sofrito con el tomate triturado añadiendo una buena cucharada de aceite virgen. Sal pimentar.
  • En una cazuela pequeña añadir el sofrito y los garbanzos hervidos. Añadir medio vasito y agua y cocer la mezcla hasta que el agua se evapore, unos 10 minutos a fuego medio. Reservar.
  • En otra cazuela escaldar el Kale muy brevemente, al rededor de unos 60 segundos. Pasar el kale sobre el grifo de agua fría para para la cocción. De esta manera el Kale quedará un poco más tierno sin perder todas sus propiedades.
  • En una sartén a parte, calentar una cuchara de aceite de oliva virgen y dorar las pechugas rebozadas con sésamo a las que habréis salpimentado previamente y añadido una pizca de paprika.
  • Al dar la vuelta a las pechugas añadir el otro ajo cortado en láminas para que se quede doradito.
  • Montar el plato añadiendo los garbanzos en salsa, las pechugas y el kale.

 

Misbamia

 

 

 

Quinoa Sunshine

Deja un comentario
almuezos / aperitivos

 

quinoa sunshine 2

Buenos días a tod@s!

Hay días en los que una pone la tele ve las noticias y no puede recordar aquella magistral frase de Mafalda: “Que paren el mundo que me bajo!!!”

Así me sentí ayer yo al escuchar las noticias sobre Cataluña y el tiroteo de las Vegas. Quizás si en Londres el cielo hubiera estado encapotado y gris como es de costumbre me hubiera dejado llevar por el pesimismo crediente. Sin embargo, ayer lucía el sol y el cielo colgaba un precioso color azul.

Es increible el efecto que el sol tiene en mí. Así que sacudí las malas vibraciones y salí con el capazo cual maruja almodovoriana a hacer la compra. Encontré unos bonitos calabacines amarillos y un poco de hinojo. Como hacía tiempo que no comía proteína animal opté por un poco de bacon para combinarlo con la quinoa y me fui a casa. Recordé que tenía unos guisantes congelados. Suficiente!

¿Resultado? Un increíble plato ligero y llevo de matices de colores y sabores. ¿Queréis saber más? Pues tendréis que cocinarlo, os aseguro que os alegrará el día!!!

zoom guisantes con quinoa

Ingredientes

1 taza de quinoa hervida ver:

100 g de quisantes congelados

200g de taquitos de jamón ibérico o bacon (si ibérico mejor)

1/2 calabacín amarillo o verde (unos 100g)

1/2 puerro

1/2 bulbo de hinojo

5 tomates deshidratados en aceite (opcional, pero le da mucha gracia)

2 ajos

10 piñones

1/2 cucharadita de ralladura de lima o limón (yo he utilizado lima)

2 cucharadas de aceita de oliva extra virgen

1 ramita de perejil rizado o plano

1 pizca de paprika (opcional)

sal

Indicaciones

  • Hervir la quinoa y apartar.
  • Picar el hinojo, el puerro y el calabacín en rodajas finitas y sofreir en una cucharada de aceite.
  • En una cacerola hervir los guisantes  con un poco de sal. Cuando estén tiernos, retirar y pasarlos bajo el grifo de agua fría para cortar la cocción y conservar el color verde intenso.
  • En una sartén aparte colocar el bacon, los tomates deshidratados picaditos y un ajo cortado en láminas. Freir a fuego lento con la grasa del bacon y de los tomates sin añadir más aceite. Cuando el ajo y el bacon empiecen a tomar un tono dorado añadir los guisantes y las verduritas y remover suavemente para que los sabores se mezclen.
  • Añadir la quinoa y mezclar de nuevo.
  • Añadir los piñones tostados, la ralladura de limón y el perejil bien picadito.
  • Añadir una cucharada de aceite crudo a la mezcla
  • Añadir sal y paprika al gusto y servir.

NOTA: Esta fantástica receta está igual de buena caliente, fría o tibia. Lo sé porque la he probado de todas las manera. Además es ideal para llevar a la ofi en tapper.

Misbamia

 

 

Tofu marinado con napa y kale

Deja un comentario
almuezos / cena

 

napa and kale con tofu

Hola a tod@s!!

Hoy os presento un plato muy sencillo y muy nutritivo. El alimento estrella es el tofu. No sé si os he explicado alguna vez que como en Egipto no se encuentra tofu fácilmente tuve que aprender a hacerlo siguiendo vídeos de youtube y recetas de libros … No os voy a engañar hacer tofu es bastante complicado y tedioso, y lo peor es que terminas preparando una cacharrería en la cocina que paké!! En El Cairo lo hacía agusto pero la verdad es que aquí en Londres el tofu es bastante económico, si es que hay algo económico en esta satánica ciudad, y de muy buena calidad así que hoy no me he complicado la vida y lo he traído del super.

Seguramente mucho de vosotros encontráis que el tofu es muy soso y es totalmente cierto, no sabe a nada, o como ya comenté con anterioridad, sabe al condimento con el que lo aderezas. Hoy he optado por marinarlo un poco con yogur de soja sin azúcar y cúrcuma, Para acompañarlo he optado por un poco de col china, también llamada napa y un poco de kale. Si no tenéis kale podéis optar por cualquier hoja verde, acelga, espinacas, col rizada …

Recordar que este blog no el recetario de un chef ! Si no tenéis un ingrediente aventuraros con otro que tengáis a mano. Adelante con la improvisación!!!

Yo tenía poca cosa en el frigo pero el resultado ha sido un plato sorprendentemente agradable. El tofu ha quedado crujiente por fuera y tierno por dentro y con un toque muy exótico.

Además es ser un plato muy sencillo de preparar es una alternativa muy interesante para alimentarse con proteína vegetal ¿Os animáis a probar?

Ingredientes

100 g de tofu (eco, si es posible)

4 cucharadas de yogur de soja sin azucarar

1 cucharadita de cúrcuma

100 g de napa o col  china

100 g de kale

1 cucharada de aceite de coco

1/2 cucharadita de jengibre picado

1 taza de arroz integral hervido

sal

Indicaciones

  • Cortar el tofu en cuadraditos.
  • En un bol echar el yogur de soja, la cúrcuma y una pizca de sal. Mezclar y añadir el tofu cubriéndolo bien. Dejar macera durante media horita.
  • Mientras, cortar  el kale y la napa y saltear ligeramente con 1/2 cucharadita de aceite de coco y el jengibre.
  • Añadir una pizca de sal y reservar.
  • En la misma sartén, añadir otra 1/2 cucharadita de coco para freír el kale. Recordar que hay que dorarlo por los menos por dos lados para que quede crujiente.
  • En un bol colocar el arroz hervido, las verduras y el tofu.
  • Extra facultativo: decorar con un poco de sésamo negro.

Misbamia

 

Ensalada de otoño

Deja un comentario
almuezos / cena / Ensalada / Sin categoría

ensalada hortalizas y alubias

Hola a tod@s!

Es un hecho, en Londres ya ha llegado el otoño. Mientras que en el Cairo la gente debe ir en manga corta y evitar el sol del medio día si no quieren achicharrarse; aquí ya ando con chaqueta de lana y fular al cuello.

Soy una gran consumidora de ensaldas, no solo porque me encantan las hortalizas sino porque comerlas crudas es una garantía de absorber al máximo todas las vitaminas y minerales que estan nos aportan. Sin embargo, a medida que el frío va calando en el cuerpo parece como si las ensaldas no apetezcan tanto, ¿verdad?

La combinación de sopa y ensalada siempre me ha parecido ideal para equilibrar ese desajuste de temperaturas aunque también se puede optar por una selección de ingredientes que regulen justamente esta sensación.Para ello escojeremos hortilizas de otoño, cereales y legumbres para aportar saciedad y sensación de plenitud.  Para el aliño optaremos por una base de tahina, chía y semillas de lino que completará el valor nutricional de la ensalada con un aporte de grasa de excelente calidad que además de calentarnos nos ayudará a regular nuestro nivel de calcio y omega 3.

ensalda de otoño

Si tenéis tiempo pasaros por algun mercado local y escojed ingredientes de temporada con un toque diferente. Por ejemplo yo he optado por unas fantásticas zanahorias moradas,rabanitos y un poco de hinojo. Las zanahorias moradas son bastante feas por fuera, parecen un híbrido peludo de remolacha y zanahoria. Sin embargo un vez peladas te sorprenden con fantástico color borgona y un corazón amarillo, divino! En cuanto al hinojo, no falla, éxito asegurado. Los rabanitos, tan super kukis, añaden color y un interesante toque picante y amargo. Ah, se me olvidaba comentaros que para el tomate he escogido una variedad oscura, creo que se llama Kumato, que es francamente deliciosa porque su interior es carnoso, jugoso y de lo más sabroso. Valga la redundancia …

Ingredientes

Un puñado de ensalada de hojas verdes (sirve cualquiera, pero cuanto más verdes mejor!)

Una zanahoria

3 rabanitos

1 tomate kumato

1/2 bulbo de hinojo (reservar el eneldo para el aliño)

1/2 taza de alubias negras (hervidas o de lata)

1/2 taza de arroz integral basmati

1/2 cucharadita de semillas de lino + 1/2 cucharadita de chía molidas (en mortero o procesador)

Aliño: una cucharada de pasta de tahina + 1 cucharadita de agua+ 1 cucharadita de zumo de limón+ 1 cucharadita de vinagre.

Sal al gusto

 

Bon apétit!

Misbamia

 

Cebollino

Deja un comentario
INGREDIENTES / Sin categoría

 

cebollino vertical

Hola a todos!

Hoy os voy a hablar de una hierba aromática cuyo nombre no le hace justicia: Allium schoenoprasum alias cebollino.

A saber a quién se le ocurrió llamar a una planta tan delicada un nombre tan ceporro ¿verdad? Bueno, es cierto que proviene de la familia de la cebolla pero no sé, podrían haberle dado un nombre más poético.

cebollino en flor

Siempre me ha encantado cocinar con  esta hierba aromática por su gusto refinado entre el puerro joven y la cebolla tierna y su aroma delicado. Gastronómicamente trabajar con esta hierba es una gozada porque realza cualquier tipo de ensalada o sopa a un nivel espectacular. ¿Que te ha salido un sopa un poco aburrida? Con unos champiñones portobelo y un poco de cebollino crudo la arreglas fijo!

Personalmente es un complemento ideal en cualquier plato al que queráis dar un toque asiático sino-japonés. Es importante recordar que nunca hay que echar este manjar primaveral directamente a la olla del cocido, pues se perderían sus propiedades antioxidantes y sus vitaminas. Insisto, siempre debéis echarlo directamente sobre el plato o el bol de sopa como si fuera para decorar. Lo mismo con los arroces y carnes.

Si además tenéis la suerte de encontrarlo en flor no dudéis en comprarlo porque realzará cualquier ensalada con una nota estética insuperable. A nivel fitológico podemos apuntar que el cebollino tiene propiedades antibióticas por lo cual su uso resulta interesante durante resfriados, gripes y bronquitis. Asimismo, el cebollino también tiene unas interesantes propiedades excretoras porque estimula el páncreas, el hígado y la vesícula.

Misbamia

The good morning London’s bowl

comments 3
Sin categoría

good morning london's bolw

Buenos días a tod@s!

Como os comentaba ayer uno de los efectos colaterales de mudarse a otra ciudad es el consumo de alimentos. A pesar de tener las cosas muy claras a nivel nutricional la verdad es que, a diferencia de El Cairo, Londres ofrece infinitas posibilidades gastronómicas incluso a los SIN SIN!!

Después de tantos años conviviendo con intolerancias en una ciudad donde casi no había ninguna opción para intolerantes como yo, una tiene que apañárselas como pueda y aprender a hacerse las cosas una misma: leche de soja, tofu, pan … y de repente llegas a un lugar donde está todo hecho y listo para ser consumido. Desconcierto!! El primer helado de soja que me pude tomar en años o la primera cerveza sin gluten me hicieron saltar casi las lágrimas este verano. ¿Qué exagero? Nop !!!

Un de los descubrimientos que hecho desde que llegué a Londres ha sido el yogur de soja. Obviamente ya lo conocía, pero he de reconocer que no lo tomaba de vacaciones en España porque la soja suele estar muy modificada y le suelen añadir mucho azúcar. Sin embargo, he de decir que existen marcas de soja orgánica que no utilizan azúcares para freakies como yo y me encanta!!

Como todavía tengo un equipo de cocina de lo más paupérrimo que se reduce a tres boles, un cuchillo, tres tazas, una sartén, un cazo y un set de cubiertos sin cucharillas (por cierto) cocinar todavía es una odisea. Menos mal que me he traído conmigo a mi super procesador del alma!!! Pero yo ahí dándole a mi blog, si esto no es pasión no sé que es! ¿Obstinación, cabezonería??

bowl avena yogur soja

Así que preparar un buen bol de avena simplifica la tarea a la vez que permite tener un desayuno de lo más completo. El resultado es un excelente desayuno alto en fibra que evitará los picos de azúcar y nos mantendrán saciados durante más tiempo. Los frutos del bosque, aprovechad ahora que es la temporada, contienen muchos antioxidantes y vitamina C, un complemento óptimo para empezar la mañana. El chute de Omega 3 lo proporcionan las semillas molidas de lino y chía y la proteína, como no, la aporta el yogur de soja. ¿Me dejo algo? Ah, sí, los frutos secos, fuente de grasa saludable para nuestra salud cerebral y cardio-vascular. Estas son sólo algunas propiedades de este desayuno, pero no todas …

Por si fuera poco está verdaderamente delicioso. Las frambuesas y los arándanos combinan a la perfección que el toque untuoso del yogur. Los frutos secos aportan este toque crujiente que junto con la avena de la impresión de plenitud y satisfacción mientras tu paladar sugiere un ole, ole , porque yo lo valgo …ummm quiero otro!!!

Ingredientes

125 de yogur de soja orgánico sin azúcares añadidos

1 puñado de frutas del bosque (yo he utilizado arándanos y frambuesas pero todo vale)

1/2 taza de avena (Certificada SG si sois celiacos)

1 cucharadita de chía molida

1 cucharadita de lino molido

1 cucharada de ralladura de coco (opcional)

1 puñadito de frutos secos ( yo he utilizado pecanas, nueces, avellanas y macadamia)

  • Como veis las cantidades son aproximativas, mezclar los ingredientes a vuestro gusto, pero si que me gustaría hacer hincapié en la calidad de vuestros ingredientes. Recordad que los yogures se soja suelen tener mucho azúcar, que los frutos secos si son viejos enrancian y que tanto la chía como el lino ha de molerse previamente para poder ser absorbido correctamente por el intestino, sino no sirve de nada, a no ser que pongáis las semillas en remojo.
  • Por último deciros que este tipo de desayuno es para mimarse a uno/a mismo/a. Es cierto que algunos ingredientes son caros pero vale la pena de vez en cuando hacerse un homenaje y cuidarse. Un solomillo es más caro y menos sano …Hacedlo con cariño y disfrutad de las cosas buenas y bien hechas porque hay que quererse más!!

NOTA: también se puede añadir un poco de leche vegetal si os gusta que la textura sea más líquida.

Misbamia

 

Cómo como?! En Londres!!!!

Deja un comentario
Sin categoría

como como en londresBuenos días a tod@s!!!!

Mi última entrada fue hace dos meses. Una excusa se impone, así que espero que esta os valga: me he mudado a Londres!!

Dejar El Cairo no ha sido fácil, más bien una locura, tanto a nivel logístico como emocional, pero creo que esta ciudad va a ser una fantástica aventura tanto para mí como para mi familia.

Hace muchos años viví en Irlanda y he de decir que desde entonces no he vuelto a echar de menos la lluvia, ni siquiera en Egipto: madre mía que hartuza terminé… Así que cuando a Mr. A le dijeron que por cuestiones profesionales debíamos mudarnos a Londres lo primero que pensé con aprensión fue en la lluvia y en cómo iba a llevar vivir sin mi sol cairota!

Llevo un mes en Londres y sí, llueve! Sin embargo hay veces en los que también hace sol, e incluso llueve cuando hace sol y entonces aparecen unos fantásticos arco-iris como este!! Así que todo depende de cómo se quieran ver las cosas, verdad?

Mudarse tras 11 años viviendo en El Cairo no es fácil porque supone en cierto modo reinventarse de nuevo. Otro idioma, otro clima, otro vestuario y sobre todo otra manera de comer!!!

Siempre hemos escuchado que los brits no tiene cultura culinaria y que por estos lares se come muy mal. Lo primero todavía no sé si es cierto porque solo llevo un mes pero de lo segundo si puedo opinar porque he comido ya en muchos lugares tras tres semanas de vida itinerante en hoteles!!! y lo cierto es que me ha sorprendido muchísimo la calidad de comida y la variedad. Huelga decir que en esta metrópolis encuentras de todo: comida india, china, japonesa, bengalí, vietnamita, libanesa …hasta un chiringuito de comida egipcia he encontrado cerca de mi nueva casa!!

Tengo la impresión que la gente come poco dentro de casa y que se alimenta a base comida rápida y que se pasan el día corriendo y masticando … la verdad es que el ritmo cairota es bastante diferente.

Sin embargo los fines de semana Londres te obsequia con numerosos mercados locales donde se pueden encontrar frutas y verduras de lo más frescas y variadas.

El sábado pasado fui al mercado de Glendower Place en South Kensington y me entusiasmó. Se trata de un mercado pequeñito donde se vende pescado, carnes, huevos, panes recién hechos y como no, frutas y verduras: todo ello local, natural u orgánico …una gozada!!

glendowe market

Me quedé tan prendida del puesto de tomates que me llevé tres kilos a casa de todos los colores, tamaños y aromas y he de decir que me sorprendió saber que todavía existen tomates que saben a tomate!!! También me llevé un montón de hortalizas y verduras interesantes con las que pienso inspirarme a lo largo de la semana.

Misbamia