Salteado de acelgas rojas con piñones

Deja un comentario
aperitivos / cena / desayunos

acelgas con piñones

Buenos días a todos!

El otro día fui al mercado local y encontré unas fantásticas “acelgas” de color colorado que me decía “cómprame, cómprame”cual galleta en el País de las Maravillas.

Deduzco que son acelgas porque el vendedor me dijo que eran “suiss chard” pero lo cierto es que no se parecen mucho a las acelgas españolas ni en el color ni el sabor. Pero me fiaré …Estas son mucho más intensas con un sabor más dulzón, supongo que debido a su contenido en betacarotenos.

El caso es que el color me entró por los ojos y me dije que bien valía la pena experimentar un poco con ellas, preguntándome cómo cocinarlas sin perder su fantástico color. Así que decidí escaldarlas durante a penas un minuto para disminuir la cantidad de los oxalatos y rehogarlas después.

Los oxalatos, como ya he comentado en otros post son antinutrientes que contienen algunas hojas de color verde o colores intensos como las acelgas, las espinacas, el kale, las coles ,etc y que pueden interferir en la absorción de algunos minerales como el calcio o el hierro. Este es un dato especialmente interesante para los intolerantes a la lactosa!!

¿Significa esto que son peligrosos y que no debemos consumirlos? Para nada!! simplemente hay que evitar comerlos crudos cuando están al lado de una fuente de calcio. Qué pasa si te tomas una ensalada de espinacas con unas almendras? Pues simplemente que el contenido de calcio de las almendras será absorbido en menor cantidad.

De todas formas es importante saberlo porque existen varias técnicas para reducir el contenido de oxalatos como el hervido o el escaldado. En el caso de las hojas verdes el escaldado es un técnica más apropiada para no perder las propiedades de los alimentos, y el hervido para alimentos más gruesos como coles, brócoli o judías verdes, aunque os aconsejo reducir la ebullición al máximo para que conserven su color y su textura.

acelgas rojas

En este caso, como he decidido añadir tahina a la receta (recordar que es una fuente muy rica en calcio) nos conviene escaldar las hojas un minuto; una receta ideal para acompañar con unos garbanzos cocidos y un poco de arroz integral. Plato completo, ligero y nutritivo.

Ingredientes

  • Manojo de acelgas rojas (o verdes)
  • Dos cucharadas de piñones
  • 1 cucharada de pasta de sésamo (tahina)
  • 1 cucharada de aceite de oliva extra virgen
  • 1 ajo
  • unas gotitas de vinagre
  • un chorro de lima o limón

Indicaciones

  • En una gran olla escaldar las acelgas enteras en agua salada hirviendo durante uno o dos minutos.
  • Retirar las acelgas y pasarlas bajo el grifo de agua fría. Escurrir y retirar a un lado.
  • Para preparar la tahina: En un pequeño bol, añade una cucharada de pasta de tahina y una cucharada de agua. Remueve hasta que se te vaya haciendo una pasta. Añade unas gotitas de limón, vinagre y una pizca de sal.
  • Escurrir las acelgas bien y trocear.
  • Tostar en una sartén sin aceite los piñones y reservar.
  • En una sartén saltear las acelgas con una cucharada de aceite de oliva extra virgen y un ajo cortado en láminas.
  • Cubrir las acelgas con la tapa de la sartén y reducir al mínimo para que se hagan en su vapor.
  • Personalmente me gusta la verdura muy firme así que yo las tapo durante dos o tres minutos, pero si os gusta más blandita podéis dejarlas un poco  más y echarles una cucharada de agua para que no se peguen.
  • Cuando estén en su punto servir en el plato, echar los piñones y la tahina y remover al gusto.

Misbamia

Ensalada de apio nabo y zanahoria

Deja un comentario
Sin categoría

çensalada de raices

Buenos días a todos,

En mi último post os hablé de mi descubrimiento del apio nabo y sus propiedades. Hoy os propongo una receta de lo más sencilla en la que utilizaremos justamente este ingrediente.

Esta receta es de lo más sencillo que hay y un ejemplo claro de que se puede comer sano sin ser un cocinillas ni pasar horas en la cocina. La ensalada que os propongo hoy puede ser un buen entrante a un plato principal o convertirse en un plato único si se le añade una taza de quinoa.

Resulta una receta ideal para personas que quieran perder algo de peso, para estudiantes con presupuestos justitos y para todo aquel que quiera salir del aburrimiento de la típica ensalada.

El apio nabo puede substituirse por un nabo (más fácil de encontrar) o simplemente por un rábano. Las almendras pueden ser substituidas por otra nuez. El cebollino bien puede ser reemplazado por perejil o cilantro. Fácil ¿no?

Ahora sí, en lo que considero que no hay que hacer compromiso alguno es con el uso del aceite de oliva extra virgen. Es un poco más carillo que el refinado, pero realmente vale la pena invertir en nuestra salud y francamente es la mejor grasa que le podemos dar a nuestro cuerpo. Si os lo podeis permitir, optar siempre por el extra virgen “presión a frío”. Es simplemente, EL MEJOR y tiene un sabor EXPECTACULAR.

Ingredientes

  • 200 g de apio nabo rallado
  • 1 zanahoria rallada
  • 10 almendras blancas crudas (yo he utilizado marcona)
  • 5 hebras de cebollino
  • 1 cucharada de aceite de oliva extra virgen
  • una pizca de sal

Indicaciones

  • Rallar la zanahoria y el apio nabo y poner en un bol
  • machacar en un mortero las almendras
  • cortar el cebollino con unas tijeras
  • echar una pizca de sal y el aceite.

NOTA: Hay gente que no sabe hacer la O con un canuto pero que con esta ensalada, puede!!

MISBAMIA

 

 

 

Apio nabo

Deja un comentario
INGREDIENTES / Sin categoría

apio nabo

Buenos días a todos!

Hoy vamos a hablar de una de los ingredientes más feos que ha producido la madre naturaleza: el apio-nabo.

Como diría una que yo me sé: “feo no, lo siguiente”!!! La verdad es que esta pobre raíz es tan fea que me la he visto y deseado para hacerle una foto y que mis lectores crean que en realidad es comestible!!

He de reconocer que esta maravilla de la botánica me ha seducido. Lo cierto es que hasta antes de venir a Londres no había tenido mucha oportunidad de probarla pero hace unas semanas descubrí que a pesar de su aspecto esta raíz tiene un gusto refinado, con un punto picante que recuerda a la mostaza que darán un toque completamente diferente a vuestras ensaladas y potajes.

Se puede utilizar substituyendo a la patata en dietas de adelgazamiento porque es bajo en calorías. El apio-nabo es rico en vitamina K y B , vitaminas esenciales para el buen funcionamiento de nuestro hígado. Su alto contenido en vitamina K favorece la mineralización de los huesos y por tanto su consumo regular podría ayudar a prevenir la osteoporosis.  Asimismo, esta raíz contiene apigenina, sustancia a la que se confiere propiedades anti-cancerígenas.

¿Cómo se come? Se puede rallar como si fuera una zanahoria, o substituirlo por las patatas como ya he comentado en potajes y purés.

Misbamia

Salteado de verduras a las finas hierbas

Deja un comentario
almuezos / aperitivos / cena

SALTEADO VERDURAS

Buenos días a todos!

Ahora que ya han pasado los atracones navideños y que terminamos la cuesta de enero debemos ser honestos con nosotros mismos y comprometernos con toda aquella retaila de sandeces que nos prometimos mientras nos atracábamos con las uvas en Noche Vieja en un arranque de optimismo. Con lo de apuntarse al gimnasio y dejar de fumar no puedo ayudaros, con lo de hacer de tripas corazón con vuestra suegra tampoco, pero con lo de ponerse a dieta podemos empezar a hablar!!

Lo cierto es que a menudo la gente confunde dieta con restricción calórica y por lo general no se trata de eso sino de aprender a comer de otra manera de manera sostenible en el tiempo. ¿Quién no ha empezado una dieta para dejarla al cabo de unas semanas y engordar más? La solución pasa por comer mejor, siempre.

¿Y qué es mejor? Pues por lo general comer más vegetales y menos animales, más compra de mercado y menos de supermercado. Tan sencillo y tán complicado, verdad?

Hoy os propongo una recetilla de lo más sencilla, para estudiantes debutantes en la cocina , workaholicos en apuros y jonkies de la comida basura.

¿Qué tal un salteado de verduras?

Lo bueno del salteado de verduras es que tiene más sabor que las verduras al vapor. Es cierto que los asiáticos son expertos en esta técnica y que la bordan pero no todos hemos nacido por esos lares, verdad?

Para empezar hagamos la compra:

Ingredientes:

  • 1/2 calabacín
  • 100 de calabaza en daditos
  • 1/2 berenjena
  • 1 puñado de tomatitos cherries
  • 1/2 cebolla
  • 1 diente de ajo
  • 1 pizca de sal
  • 1 pizca de pimentón
  • 1 pizca de hierbas aromáticas ( de Provenza, orégano, finas hierbas …)
  • 2 cucharadas de aceite de oliva virgen extra

Indicaciones

  • Cortar la berenjena en rodajas gruesas y ponerlas sobre una superficie plana. Espolvorear las rodajas con un poco de sal y dejar reposar. Al cabo de unos minutos veréis que las berenjenas comienzan a “sudar” y a eliminar el líquido que amarga. Absorber el líquido con papel de cocina y cortar en cubitos.
  • Cortar la calabaza  y el calabacín a cubitos.
  • Picar la cebolla en juliana y el ajo en rodajas.
  • Los tomatitos cherries podéis cortarlos por la mitad.
  • En una sartén calentar el aceite de oliva y echad la cebolla.
  • Rehogar durante un minuto y echad el resto de los ingredientes.
  • Rehogar a fuego medio durante un minuto hasta que las verduras vayan soltando su jugo.
  • Tapad la sartén con la tapa y dejar rehogar durante unos 10 minutos removiendo el salteado de vez en cuando para que no se pegue.
  • Cuando las verduras ya tengan la textura que os guste echad la sal, el pimentón y las hierbas, añadiendo dos cucharadas de agua. El agua hará que los sabores se mezclen. Dad un par de meneitos a la sartén y ya está!!

NOTA: Esta receta puede hacerse con casi cualquier verdura. Es un acompañamiento ideal para legumbres y carnes. Con un par de huevos revueltos esto está de chupa-pan-y moja. El pan sin gluten, claro!!

Misbamia

Guisantes

Deja un comentario
INGREDIENTES / Sin categoría

guisantes congelados

Buenos días !

¿Os habéis parado a pensar alguna vez en todos aquellos alimentos que aborrecíais cuando eras niños y que ahora, por alguna extraña razón, os encantan? A mi mente me vienen decenas de ejemplos: judías verdes, alubias blancas, lentejas, coliflor, garbanzos y como no los guisantes!!

Con solo pensar en ellos me daban arcadas. Mi madre no los hacía muy a menudo por no tener que soportar las quejas de sus tres pequeños energúmenos. Pero la verdad es que cuando se le metía en la mollera  que tocaba guisantes pues nos terminábamos comiendo. Menuda era mi madre!!! Vencer el primer regusto dulce era un suplicio para mí y generalmente la única estrategia que funcionaba era tragarlos con media barra de pan.

Taitantos años más tarde he aprendido a apreciar los guisantes sin pan, obviamente!!! Como tantos intolerantes a la lactosa y al gluten nuestras opciones son mucho más reducidas y no está la cosa como para ir desperdiciando fuentes de carbohidratos.

El caso es que ahora me gustan, sobre todo mezclados con con un poquito de jamón o bacon. Y la verdad es que para aquellos que no sean muy fan de ellos quizás cambien de opinion al saber la cantidad de propiedades que tienen.

Los guisantes son muy recomendables para todas aquellas con problemas cardiovasculares, de estreñimiento y con diabetes. ¿Porqué? Pues porque tienen propiedades vasodilatadoras y hipercolesterolímicas (combaten el colesterol malo). Asimismo, los guisantes son grandes aliados en las dietas de adelgazamiento y de diabetes porque ayudan a controlar el nivel de azúcar en la sangre y regulan la sensación de saciedad. Por otro lado, los guisantes son ricos en fibra insoluble, lo que favorece la expulsión de kakitas cuando se nos quedan atravesadas; lo cual beneficia la salud de nuestro colon. Recordad que los sin/sin debemos tener especialmente cuidado con nuestro colon, así que este es un dato a tener en cuenta.

Para lectores vegetarianos o interesados en consumir más platos vegetales en su dieta, me gustaría apuntar que los guisantes son muy ricos en proteínas. De este modo, combinados con cereales como el arroz o el maíz lo guisantes convierten el contenido de tu plato en una fuente óptima de proteínas.

Por último decir que no siempre es fácil encontrar guisantes frescos. No problem, compradlos congelados. En la actualidad todos los estudios apuntan que las nuevas técnicas de congelación no afectan el valor nutricional ni sus propiedades organolépticas. Así no no dudéis de llegar vuestro congelador de verduras, siempre te podrán sacar de un apuro!!

Misbamia

 

 

Pollo con Garbanzos y Kale

Deja un comentario
almuezos / cena / Sin categoría

 

pollo garbanzo y kale

 

Buenos días a tod@s,

Hoy os presento un buena forma de ir variando las fuentes de carbohidratos y de reducir las porciones de proteína animal. ¿Cómo? Combinando legumbres, en este caso garbanzos aunque serviría cualquiera y añadiendo pequeñas raciones de pollo o carne.

Al combinar ambos nutrientes encontramos proteínas de excelente calidad así como fuentes de carbohidratos lentos que nos ayudarán a tener mucha energía a lo largo del día. Se trata de una excelente manera de ir orientando nuestra alimentación hacia una nutrición más vegetal sin convertirse en vegetariano.

Recordar que la clave para una buena salud es cocinar más vegetal que animal.

El resultado es un plato muy nutritivo y reconfortante de texturas diferentes muy apto para el otoño que se instala

Ingredientes:

1 pechuga de pollo orgánico (si es posible)

1 taza de garbanzos hervidos

1 manojo de kale

1/2 cebolla

1 puerro

2 ajos

2 tomates grande triturado

1 cucharada de sésamo tostado

2 cucharadas de aceite de oliva extra virgen

1/2 vaso de agua

comino

paprika

sal & pimienta

Indicaciones

  • Picar el apio, la cebolla, un ajo y hacer un sofrito con el tomate triturado añadiendo una buena cucharada de aceite virgen. Sal pimentar.
  • En una cazuela pequeña añadir el sofrito y los garbanzos hervidos. Añadir medio vasito y agua y cocer la mezcla hasta que el agua se evapore, unos 10 minutos a fuego medio. Reservar.
  • En otra cazuela escaldar el Kale muy brevemente, al rededor de unos 60 segundos. Pasar el kale sobre el grifo de agua fría para para la cocción. De esta manera el Kale quedará un poco más tierno sin perder todas sus propiedades.
  • En una sartén a parte, calentar una cuchara de aceite de oliva virgen y dorar las pechugas rebozadas con sésamo a las que habréis salpimentado previamente y añadido una pizca de paprika.
  • Al dar la vuelta a las pechugas añadir el otro ajo cortado en láminas para que se quede doradito.
  • Montar el plato añadiendo los garbanzos en salsa, las pechugas y el kale.

 

Misbamia

 

 

 

Quinoa Sunshine

Deja un comentario
almuezos / aperitivos

 

quinoa sunshine 2

Buenos días a tod@s!

Hay días en los que una pone la tele ve las noticias y no puede recordar aquella magistral frase de Mafalda: “Que paren el mundo que me bajo!!!”

Así me sentí ayer yo al escuchar las noticias sobre Cataluña y el tiroteo de las Vegas. Quizás si en Londres el cielo hubiera estado encapotado y gris como es de costumbre me hubiera dejado llevar por el pesimismo crediente. Sin embargo, ayer lucía el sol y el cielo colgaba un precioso color azul.

Es increible el efecto que el sol tiene en mí. Así que sacudí las malas vibraciones y salí con el capazo cual maruja almodovoriana a hacer la compra. Encontré unos bonitos calabacines amarillos y un poco de hinojo. Como hacía tiempo que no comía proteína animal opté por un poco de bacon para combinarlo con la quinoa y me fui a casa. Recordé que tenía unos guisantes congelados. Suficiente!

¿Resultado? Un increíble plato ligero y llevo de matices de colores y sabores. ¿Queréis saber más? Pues tendréis que cocinarlo, os aseguro que os alegrará el día!!!

zoom guisantes con quinoa

Ingredientes

1 taza de quinoa hervida ver:

100 g de quisantes congelados

200g de taquitos de jamón ibérico o bacon (si ibérico mejor)

1/2 calabacín amarillo o verde (unos 100g)

1/2 puerro

1/2 bulbo de hinojo

5 tomates deshidratados en aceite (opcional, pero le da mucha gracia)

2 ajos

10 piñones

1/2 cucharadita de ralladura de lima o limón (yo he utilizado lima)

2 cucharadas de aceita de oliva extra virgen

1 ramita de perejil rizado o plano

1 pizca de paprika (opcional)

sal

Indicaciones

  • Hervir la quinoa y apartar.
  • Picar el hinojo, el puerro y el calabacín en rodajas finitas y sofreir en una cucharada de aceite.
  • En una cacerola hervir los guisantes  con un poco de sal. Cuando estén tiernos, retirar y pasarlos bajo el grifo de agua fría para cortar la cocción y conservar el color verde intenso.
  • En una sartén aparte colocar el bacon, los tomates deshidratados picaditos y un ajo cortado en láminas. Freir a fuego lento con la grasa del bacon y de los tomates sin añadir más aceite. Cuando el ajo y el bacon empiecen a tomar un tono dorado añadir los guisantes y las verduritas y remover suavemente para que los sabores se mezclen.
  • Añadir la quinoa y mezclar de nuevo.
  • Añadir los piñones tostados, la ralladura de limón y el perejil bien picadito.
  • Añadir una cucharada de aceite crudo a la mezcla
  • Añadir sal y paprika al gusto y servir.

NOTA: Esta fantástica receta está igual de buena caliente, fría o tibia. Lo sé porque la he probado de todas las manera. Además es ideal para llevar a la ofi en tapper.

Misbamia